/

A la sombra de papá

5 mins read

On the rocks (2020) es una elegante comedia en tono de drama dirigida por Sofia Coppola en la que se aborda, y se sopesa, la relación de una mujer tanto con su marido como con su padre. Su argumento es tan leve como exquisita su realización.


Entre música clásica y jazz de fondo, martinis con aceituna en copas grandiosas y autos con chofer, Coppola sitúa un drama de una mujer, en la que es imposible no ver el reflejo de la misma directora, que atraviesa un período de crisis en su vida. Estancada en su trabajo como escritora y abrumada por la crianza de sus hijas, el personaje comienza a notar algunas conductas extrañas en su marido, sobre ocupado como nunca en el crecimiento de su nueva compañía.

Laura (Rashida Jones) se aproxima a los 40 años y atraviesa un bache existencial. Cuando su esposo Dean (Marlon Wayans), ejecutivo de una startup dedicada a la comunicación y las redes sociales, vuelve de un viaje de trabajo ella nota en él una actitud extraña. ¿O serán acaso las inseguridades de ellas proyectadas en la relación? En cualquier caso a los ojos de Laura es cada vez más verosímil la idea de que su marido está viviendo una relación extramatrimonial con una compañera de trabajo.

Ella comienza a desconfiar de él.

Las teorías conspirativas en las que se pierde la protagonista del film se agudizan cuando su padre Félix (Bill Murray), un mercader de arte que vive como un dandy, vuelve de un viaje (en su caso negocios y placer son la misma cosa). Félix es carismático, culto, charlatán al punto de ubicarse siempre en el centro de la atención y, sobre todo, es un seductor incurable. O un mujeriego que resulta a la vez irritante y encantador para su hija.

El padre comienza a ocupar el lugar en la vida de Laura que su marido completamente dedicado al trabajo deja vacante. Lejos de aquietar a su hija la arrastra a una suerte de aventura compartida de espionaje y enredos en la que intentarán dilucidar si es cierto o no que Dean vive un affair. Pero, si bien esa empresa es lo que hace avanzar el relato, lo central es como Laura repiensa y experimenta las relaciones con los hombres más importantes de su vida.

Bill Murray interpreta a un bon vivant, un papel a su medida.

La película está volcada a la subjetividad de Laura, e indudablemente a la mirada femenina de la directora, que observa una y otra vez como su padre se pavonea frente a camareras, recepcionistas y prácticamente cualquier mujer que se cruce por su camino. El papel de playboy elegante le cae a la perfección a Murray, que logra desenvolverse con gran naturalidad mientras le explica a su hija que los hombres ‘son machos que necesitan embarazar a todas las hembras’, y demás razonamientos por el estilo.

La cámara de Coppola se desplaza con suma elegancia entre las calles de New York y sus bares, hoteles y restaurantes. Más adelante destaca una secuencia bellísima que transcurre en México, donde se despliega una paleta de colores vibrantes pero apagados que logran componer planos cautivantes. En esos muy logrados escenarios es que Laura intentará dilucidar si es que todos los hombres son como su padre, si es ella por el influjo de él que los ve así o si solo se trata de un momento de cierto vacío existencial que pronto pasará.

Afiche de la película (2020).

La película se estrenó recientemente en el servicio de streaming de Apple TV.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Latest from Blog

Silencio compartido

Cuando visitaba a mi abuela la televisión estaba siempre encendida. Era su única compañía en una