Cómo sobrevivir al Festival de Ortigueira

12 mins read

¿Te gusta la cultura Celta y el Folk porque vas de progre?, ¿Crees que deberían legalizar la marihuana?, ¿Votabas a Izquierda Unida o a UPYD pero ahora eres “del coletas”?, ¿Tienes una relación abierta?, ¿Hace varios años que no pasas la desbrozadora ahí abajo… y eso te gusta? Si tu respuesta a alguna de esas preguntas es sí, en el Festival de Ortigueira te sentirás como en casa.

Ortigueira
“Saude, cartos e amor” de Fernando Ruibal Piay

Pero el Mare Nostrum no se conquistó en dos días, así que antes de embarcarte en esta aventura, debes saber un par de cosas:

  • Vas a sudar. Quizás no es la mejor forma de comenzar con este manual, pero es una realidad que se ha repetido año tras año y con la que debemos lidiar. Sudarás cuando prepares el equipaje, sudarás de camino al bus, sudarás en el bus y también al bajar de él, y sobre todo sudarás en la tienda de campaña (y es que si no vas a acampar ya puedes dejar de leer este artículo e irte de domingueo a la fiesta del percebe). ¿Mi consejo para soportar el calor? Lleva ropa fresquita, bebe mucho (agua) y refúgiate bajo la sombra de algún abeto en las horas puntas de sol. Un gorro, a ser posible indigno, también puede ser de gran ayuda (además te ayudará a homogeneizarte con el ambiente). ¡Casi se me olvida!, Una duchita de vez en cuando te ayudará, a ti y a los que tengan que dormir contigo.
  • Menos es más. Aquí no me refiero al tamaño de la carpa que hay cada mañana en tus pantalones, sino a la envergadura de tu mochila. Lleva lo justo y necesario para que tu estancia sea soportable, porque créeme, siempre sobra comida. Además, si requieres de un tentempié extra siempre podrás ir a los supermercados que hay en el pueblo.
  • La ‘playuki’. Cuando estés cocido (por el calor, quiero decir) seguramente te apetezca refrescarte, y no hay nada mejor que pegarse un buen chapuzón en una playa paradisíaca, así que lleva bañador y toalla (o no, pues siempre podrás unirte al colectivo nudista).
  • ‘Les duches’. Largas colas (no, no es otro chiste sobre penes) y esperas infinitas para refrescar tus enaguas. ¿Mi consejo? Ve a las duchas exteriores con un bañador, pues si vas a las cerradas esperarás el triple y te ducharás en agua fría igualmente.
  • Una ciudad sin ley. El Ortigueira es un paraíso fiscal donde todos tus sueños de yonki en potencia se harán realidad, y donde reina una anarquía pacifista cuya única ley es el “paz y amor”. Eso sí, no lleves ‘estúpido-facientes’ encima si vas en transporte público, porque puede que Rex, un policía diferente, se haga el agosto contigo.
  • El que no ampolla no folla. No es una errata, es un hecho. Si no llevas calzado cómodo tus pies y tus rodillas sufrirán, y mucho (y olerán a muerto en descomposición).
  • El transporte ‘púbico’. Aquí no hay mucho que decir, pilla tu billete cuanto antes y procura no perder el bus o el tren. En el viaje de ida todo será un campo de rosas pero a la vuelta… prepárate, esas rosas estarán podridas e irás más apretado que lycra de ciclista. Luis, sé fuerte.
  • Todo el mundo caga. Sí, todo el mundo, hasta el chic@ que te gusta caga, y si se ha pasado un par de días alcoholizándose (entre otras actividades) cagará aún más. Lleva papel higiénico en tu mochila y un rosario para rezar 3 padres nuestros mientras haces cola en los baños.
  • ‘Teléfano’.

Pocos enchufes, mucha gente

ninguna cobertura,

espero que estos versos,

sean de tu ayuda.

Lleva tu móvil

cargadito de amor,

con batería extra

más que mejor.

  • Víveres. La voz de la experiencia os recomienda llevar comida perenne (conservas), fruta, galletas, salchichón, pan bimbo… El fiambre también es buena opción si te lo comes entre los dos primeros días y unos zumitos o cruasanes servirán para combatir tus ansias de picoteo. Y nunca, nunca compres una napolitana en los puestos, eso está más seco que Bob Esponja tomando sol.
  • El uniforme. Dicen que existe una indumentaria para cada ocasión en la vida, no sé si esa frase es del todo cierta, pero desde luego sí hay una para el festival de Ortigueira: el perroflautismo. Estos ropajes son ligeros, frescos, holgados y muy pero que muy cómodos. Consisten, como mínimo, en unos ‘pantacas’ de tela fina, flojos y con algún estampado estrambótico acompañados de una riñonera de tela arcoíris. En ocasiones los participantes se atavían también con gorros de meiga o collares mágicos. Si quieres sentirte parte de esta tribu, ya sabes lo que vestir. P.D. Lleva un chubasquero, suele llover.
  • El pavotopo. La fauna que habita las tierras de Ortigueira es numerosa pero no representa ningún peligro, al menos la que forma parte del mundo real, sin embargo cuando hablamos del mundo de las ideas… la cosa cambia. Mucho cuidado con las cosas que los imbéciles de tus amigos y tú creáis ver u oír, todo se puede ir de madre muy rápido. Pero hey, a lo mejor descubrís una especie nueva.
  • La música. El Ortigueira es un festival de música folk al que han acudido grandes grupos como Lúnasa, The Chieftains o Kila, entre otros. Además, no sólo hay música en el Pueblo, también en el campamento se montan conciertos improvisados.
  • Improvise. Adapt. Overcome. ¿Qué pasará, qué misterios habrá? Nadie lo sabe, pero lo que es seguro es que lo pasarás de p*** madre. Cada Ortigueira es diferente, adáptate a la situación y pásalo lo mejor posible.

Y ahora que sabes todo lo necesario sobre la fase preparatoria, ya sólo falta ponerse en marcha. Coge tu macuto y a por ello, campeón. // Entra montaje musical del viaje en bus/tren //. ¡Lo has hecho, has llegado a Ortigueira, el Santo Grial, el Arca Perdida, el Fruto del Edén está ahí, en frente de ti, sólo tienes que estirar los dedos y… ¡CAMINAR MEDIA HORA hasta el campamento! Lo sé, duele, pero es lo que toca, a no ser que te montes en el bus de la vergüenza y la vagancia, que te llevará a tu destino por el módico precio de 166 Pesetas (o 1€, para los que no sois unos ‘pollaviejas’).  

Una vez en la zona de camping comenzarás a ver tiendas de campaña, pero no te dejes llevar por el ansia, sigue tu camino, lo mejor está por llegar. Cuando veas una pasarela de madera te estarás acercando a lo bueno, la zona inferior campamento, donde se sitúan los baños (a ambos lados de la pasarela), la playa (al final de la pasarela) y los puestos (de comida, artesanía, etc.). Mi recomendación es acampar cerca de la pasarela, pero no demasiado cerca de los baños ni de los puestos (en ocasiones se montan raves interminables y muy ruidosas).

Después de montar la tienda de campaña podrás darte un ‘garbeo’ por el campamento: localizar las duchas, los diferentes puestos, a tu amigo Jose Luis, etc. Cuando llegue la noche quizás te apetezca acercarte al pueblo a ver los conciertos. Aquí va un truco, hay un atajo: un camino al lado del caseto de las duchas hará que te ahorres diez o quince minutos de caminata.

Bonus content: ¡ANTOOOOOONIOO! Es muy probable que escuches al populacho clamar este nombre a pleno pulmón, pero no te asustes, déjate llevar y únete al cántico (Antonio se ha perdido, hace muchos años, pero sus amigos siguen buscándole, aparecerá de un momento a otro). Y para acabar este manual quisiera hacer una mención a la “vieja chamán”, una parada casi obligada para cualquier viajero sobre la que no diré ‘ni papa’.

Después de estas sabias palabras y consejos  ̶c̶a̶s̶i̶  seguro que sobrevives al Festival de Ortigueira. Pásalo bien, disfruta de tu retiro espiritual y como dijo un sabio una vez “¡Vamos a liar la del pulpo!”.

Suerte, compañeros.

Enlaces de interés:

https://www.facebook.com/Festival-de-Ortigueira-128776847135934/

http://festivaldeortigueira.com

http://festivaldeortigueira.com/gl/blog-item/programa-e-recomendacións-para-zona-de-lecer-e-acampada

1 Comment

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Latest from Blog

Silencio compartido

Cuando visitaba a mi abuela la televisión estaba siempre encendida. Era su única compañía en una