La era del ruido

La BBC en enero de 1926 creó un precedente radiofónico con la emisión de un reportaje basado en hechos ficticios de doce minutos sobre unas supuestas revueltas en el centro de Londres que habían causado daños materiales. Entre ellos, el Big Ben había sido volado con mortero. El guion del Padre Ronald Knox hizo que el furor se apoderara de los oyentes británicos. Doce años después, tendría lugar la emisión de La guerra de los mundos en el espacio cultural Teatro Mercurio del Aire.

La novela La guerra de los mundos publicada en el año 1898 por Herbert George Wells es la primera historia en narrar una invasión alienígena a la Tierra. El autor había sido elogiado previamente por la crítica por sus novelas La máquina del tiempo (1895) y El hombre invisible (1897) gracias a la combinación de fantasía y ciencia. H. G. Wells contribuiría a establecer las bases de la ciencia ficción y sus obras tendrían una notable influencia en autores posteriores.

El 30 de octubre de 1938 Orson Welles desató el pánico con su adaptación de La guerra de los mundos en la emisora americana CBS. Marcianos en naves voladoras estaban desatando el caos con armas de gas a través de las ondas radiofónicas. La Crisis de los Sudetes y el desastre del Hindenburg crearon un precedente en lo que respecta a cobertura mediática a través de la radio. Welles puso a prueba los límites de credibilidad del nuevo medio haciendo uso de boletines informativos, los reportajes realizados en directo con entrevistas y efectos sonoros. A pesar de que se recordó a los oyentes en cuatro ocasiones de que lo que estaban escuchando no era una más que ficción, el ritmo frenético orquestrado de forma magistral desencadenó la histeria social aunque a una escala menor de lo que se cree—.

Si lo desean, pueden escuchar la adaptación que la Cadena SER emitió en el año 2008 para conmemorar el septuagésimo aniversario de la emisión original.

El conocimiento es poder

Las noticias falsas contienen información distorsionada de forma deliberada que logra camuflarse como verídica entre la inmensidad de información que recibimos en la actualidad. A pesar de que en los últimos años las noticias falsas han cobrado una cierta relevancia, llevan presentes en los medios de comunicación desde mucho antes. Por ejemplo, en Francia en el siglo XVII surge el género denominado como «canard» creado para cazar a crédulos con la naracción de sucesos imaginarios. La difusión de historias inverosímiles como reclamo para incrementar las ventas es una práctica que se extiende hasta nuestros días.

Fake news is not our friend
Fotografía de @bigkamo a través de Twitter

Un estudio realizado por YouGov en el año 2017 concluyó que aunque muchas personas creen saber diferenciar una noticias falsa de una que no lo es, solo el 4% de los encuestados es capaz de diferenciarlas de forma sistemática. Otro estudio de Ipsos Public Affairs para BuzzFeed News, reveló que los titulares de noticias falsas engañan a los adultos americanos en el 75% de las ocasiones.

La falta de credibilidad se ha convertido en el enemigo principal del periodismo. La pluralidad de opciones es una ilusión óptica. La desinformación es el nuevo juego de moda con el que todo el mundo parece querer entretenerse.

No mate al mensajero

Internet en sus inicios era un paraje árido lleno de posibilidades. Los límites estaban borrosos y ante la inexistencia de cualquier tipo de filtro y auspedada bajo la libertad de expresión, yacía oculto su verdadero potencial: la capacidad de crear ruido que puede pasar desapercibido como información verídica.

Las noticias falsas conducen de forma inebitable al caos ya que silencian y deslegitiman aquellas voces que realmente aportan algo sustentado en información veraz. La desinformación se ha convertido en un juego fácil de dominar. Los medios de comunicaciones, escudados como mensajeros, contribuyen a expandir la nube de polvo.

La próxima vez que griten que vienen los marcianos puede que, hartos de ser guiados como un rebaño al son de la música, hagamos caso omiso a su advertencia.

Director de Parajes.es

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar